Los Cuerpos Energéticos


El cuerpo etérico es el portador de las fuerzas modeladoras para el cuerpo físico, así como de la energía vital creadora y de todas las sensaciones físicas.El cuerpo emocional, con frecuencia denominado también cuerpo astral, es el portador de nuestros sentimientos, de nuestras emociones y de las cualidades de nuestro carácter; ocupa aproximadamente el mismo espacio que el cuerpo físico. Nuestros pensamientos e ideas, y nuestros conocimientos racionales e intuitivos, son portados por el cuerpo mental. El cuerpo espiritual, a menudo denominado también cuerpo causal, es el que mayor frecuencia de vibración posee de todos los cuerpos energéticos.

Capas Áuricas del Cuerpo Energético Humano

Cuerpo Etereo


La primera capa del CEH es el cuerpo etéreo. Él éter es un estado intermedio entre la energía y la materia, que forma una matriz energética de haces luminosos en movimiento constante, y que sustenta la materia corporal del hombre. A esta capa energética deben su permanencia los órganos físicos, al respaldo recibido de parte del cuerpo etéreo. Su grosor es de 1,25 cm – 5 cm por fuera del cuerpo físico. Su color oscila entre azul claro y gris.

Cuerpo Emocional


La segunda capa del CEH es el cuerpo emocional. Está afiliado con los sentimientos. Su estructura es más fluida que la primera, y se observa dispuesto con nubes de colores en movimiento. Su grosor es de 2,5 cm – 7,5 cm por fuera del cuerpo físico.

Cuerpo Mental


La tercera capa del CEH es el cuerpo mental. Está asociado a las funciones cognitivas y el pensamiento. Su apariencia es una luz amarilla brillante que inunda la cabeza y los brazos para descender a través del cuerpo. Los pensamientos aparecen como manchas brillantes. Su grosor es de 7,5 cm – 60 cm por fuera del cuerpo físico.

Cuerpo Astral


La cuarta capa del CEH es el cuerpo astral. Es la capa intermedia y trasformadora de la información, que pasa la energía de los tres primeros niveles (asociadas a la energía física) a los tres últimos (asociados a la energía espiritual) y viceversa. Está asociado al chacra del corazón, a la capacidad de amar, de unir, de relacionarse. Su apariencia está compuesta por nubes coloridas más vistosas que las del cuerpo emocional. Su grosor es de 15 cm – 30 cm por fuera del cuerpo físico.

Cuerpo de Patrón


La quinta capa del CEH es el cuerpo de patrón o plantilla etérea. Calca en negativo al cuerpo físico y, dando forma al cuerpo etéreo, es espacio vacío en el habita ese cuerpo etéreo y posteriormente la materia. su apariencia es la de líneas transparentes superpuesto a un fondo azul. A este nivel el sonido puede sanar, porque crea materia, recomponiendo la plantilla. Su grosor es de 45 cm – 60 cm por fuera del cuerpo físico.

Cuerpo Celestial


La sexta capa del CEH es el cuerpo celestial. Es el nivel emocional trascendido a lo espiritual. Es el cuerpo del que deriva el éxtasis místico, se apertura mediante la concientización de estar conectados a la energía universal y por lo tanto a la apertura de consciencia, desde la apreciación amorosa de este saber. Atrae ese sentimiento de formar parte del todo o sentir que somos uno. Su apariencia es una luz color oro y plata, también tonalidades pasteles. Su grosor es de 60 cm – 83 cm por fuera del cuerpo físico. 

Cuerpo Cetérico


La séptima capa del CEH es el cuerpo cetérico o causal. Comprende los procesos mentales desde el espíritu, es un alto nivel de consciencia. Concede la percepción de formar parte del todo o sentir que todos somos uno. Su apariencia es el óvalo que comprende a todo el CEH, como la cáscara de un huevo lleno de haces de luz plateada y dorada, en conjunto con una rejilla color oro del cuerpo material, la fuerza vertical de energía y los chacras. Su grosor es de 75 cm – 105 cm por fuera del cuerpo físico

Telefono:
+52 1 (444) 424 6704

Email:
gustavomedina@decodificacionbiofractal.com

Dirección
Terrazas #285 Interior #4

¡Síguenos en nuestras redes sociales!


Centro Holístico Minas del Potosí